Qué es el branding y para qué sirve

Para que una marca pueda diferenciarse de otras hasta sobresalir, es necesario construirla, desarrollarla, mimarla y llenarla continuamente de contenido de valor. A este proceso de crecimiento se le define como branding.

Y su función es bastante simple: llamar a la acción para lograr el crecimiento de estas marcas a través de estrategias que sirvan para atraer a nuevos clientes, y fidelizar a quienes ya nos han escogido.

Si tienes una empresa y llegaste hasta aquí sin tener media noción de cómo posicionar y desarrollar tu marca, pero tienes mil ideas en la cabeza, sigue leyendo este post, que nosotros te haremos ver la luz al final del camino.

Hablemos de branding y branded content: ¿Qué es y cómo lo desarrollo?

Lo primero que tienes que saber es que para sacar a flote tu marca o tu empresa, ya no basta con promocionar un producto para que la gente lo compre. Hoy en día, generar contenido es tan importante como ofrecer ‘el producto perfecto’.

A través del branding determinas la identidad con la que se va moldeando tu marca; es la clave para diferenciarte de la competencia mediante una planificación que se desglosa en un nombre, colores corporativos, tipografías, logotipos, valores de marca, eslogan, etc.

Qué es el Branding y cómo crear una identidad de marca

En resumen, son todas las características que definirán tanto el origen y el fin de una empresa, así como el camino y los pasos a seguir para desarrollarla.

Para llevar a cabo correctamente el proceso de branding corporativo hay que pasar por varios procesos.

  • En primer lugar, el proceso gráfico-objetivo, que determina el nombre de la marca, los objetivo a corto, mediano y largo plazo, el logotipo, el eslogan…

Para este primer paso (que compone muchos otros) debes preguntarte cosas como: ¿Quiénes somos? ¿Qué ofrecemos hasta ahora y qué queremos ofrecer después? ¿Quién nos ve? ¿Cómo queremos que nos vea? ¿Adónde queremos que llegue nuestra marca?

Por ejemplo, cuando Apple definió su eslogan, se definió a sí mismo diferenciándose del resto de las empresas de telefonía móvil. Es decir, con su eslogan, la corporación de la manzanita no invita a comprar un teléfono con características diferentes… mas bien, invita a ‘pensar diferente’.

Con esta identidad de marca han llegado tan lejos que hoy en día es una de las empresas con mayor cantidad de ventas a nivel global.

“Lo que vendes no es un producto, es una idea”.

  • En segundo lugar, el proceso comunicacional: ¿Eres lo que muestras? ¿Comunicas lo que eres? 

Esta parte del proceso consiste en llevar a cabo las estrategias que planteaste en el paso anterior para desarrollar tu marca, y mostrar a tu público los valores y la promesa que mostraste al principio.

Esta puesta en práctica se va construyendo y mejorando día tras día, adaptando tus necesidades y las de tus clientes al entorno, a los avances tecnológicos, a las tendencias, etc.

Ser transparente y consecuente con los valores y el objetivo de la marca es vital en esta parte del proceso. En este sentido, la lealtad y la emoción son pilares para fidelizar a tus clientes con tu marca.

Un ejemplo de ello es la corporación del “Just Do It”, que después de años de enamorar a sus clientes (y los que no también) con su logotipo y su eslogan, un simple símbolo ‘checkmark’ pasó de ser solo eso a convertirse y en el inexorable Nike y ser identificado como tal.

  • El posicionamiento sobre la competencia es el último paso del proceso de branding. Además de ayudarte a mejorar tus estrategias de marca, aumentará su valor ante tus clientes y te ayudará a captar nuevos usuarios,

Toma en cuenta que, como tú, habrá millones de emprendedores tratando de sacar a flote su marca. Por eso, tomar en cuenta cuáles son las estrategias que dan fruto y determinar las que fallan es importantísimo en esta parte del proceso.

Un ejemplo de ‘competencia’ es la rivalidad eterna entre Pepsi y Coca-Cola, que aunque cada una tiene un porcentaje considerable de seguidores, cada una pone en practica sus campañas publicitarias tocando temas completamente distintos.

Es decir, Pepsi se inclina más hacia el estilo de vida libre, vivir al máximo, disfrutar… Y Coca-Cola ha llegado a los corazones de sus clientes dándole un sentido más romántico al ‘disfrute’ de las cosas más esenciales como la familia, los amigos, los buenos momentos.

¿Y tú, eres más como Coca-cola o más como Pepsi?

Branded Content

Cada día, las campañas y los anuncios publicitarios están expuestos a cambios, lo que implica tener que reinventar las estrategias de marketing para seguir llegando al público de la mejor manera.

En este sentido, el concepto branded content sale a colación para comunicar tus ideas representadas de una manera original y no invasiva.

En otras palabras, es conectar con el público transmitiendo emociones, pensamientos y valores para que sientan afinidad con tu marca de una forma más personal y directa. De esta forma será más sencillo entender qué necesitan y cómo dárselo.

Este contenido de valor suele desarrollarse a través de vídeos, contenido informativo, podcasts, storytelling, etc.

Existe otra manera de publicitar el contenido de una marca, como es el marketing de contenidos, sin embargo, cada vez está más comprobada la eficiencia del branded content por su capacidad de enganchar a través del despertar de las emociones en las personas.

Dos ejemplos de este contenido son Coca-Cola y Nike. La primera busca conectar a través de la felicidad; la segunda, a través de la constancia y el liderazgo.

Cómo sacarle provecho a tu marca

Ahora que ya sabes la teoría, falta que conozcas algunos tips para sacar a flote tu marca creando y desarrollando una estrategia de marketing infalible.

  1. Pon las cartas sobre la mesa; plantea quién eres como marca, adónde quieres llegar y cómo hacerlo. Es importante que tomes en cuenta todos los aspectos que te hemos mencionado anteriormente.
  • Define las herramientas que necesitas para conseguirlo; no olvides que los recursos pueden ser ilimitados si utilizas todas tus ideas. Y si no son suficientes, ¿qué tal formar una sociedad?
  •  Enfócate en tus objetivos; aunque al principio creas que no estás obteniendo los resultados que quieres, recuerda que las grandes marcas no siempre fueron grandes. El ensayo y el error son parte del crecimiento. Identifica los fallos y potencia las cualidades siempre con el objetivo principal en mente.
  • Aplica tus recursos; gracias a las redes, la inversión para llegar a la audiencia puede ser mínima. Utiliza las interacciones, mensajes, sorteos, etc. También es importante darle seguimiento a las necesidades de tus usuarios para mejorar.

Es importante que siempre expreses cuál es la esencia de tu marca partiendo de la autenticidad. Y que todo el contenido que muestres, desde el inicio, sea de calidad. Al fin y al cabo, ese debe ser el objetivo de todas las empresas.

Deja un comentario