Qué es SEO negativo y cómo combatirlo

¿Alguna vez has pensado en que tu página web podría volverse “invisible” para las SERPs de Google?

El SEO negativo hace de este hecho algo posible, y no solo eso, Google podría penalizar tu página llevándola a los últimos puestos en los resultados del buscador.

Imagínate haber trabajado durante meses (o años) en el posicionamiento de tu página y que, de la noche a la mañana, tu reputación se vea perjudicada… y que nada sea tu culpa. Así de silencioso es el Negative SEO. ¡Aprende a combatirlo antes de que gane la batalla!

En resumen, ¿a qué se le llama SEO negativo?

Aunque el SEO negativo siempre haya estado presente en los algoritmos de Google, su popularidad creció desde la actualización de Penguin, donde el enfoque era penalizar páginas web que tenían tendencia a sobreoptimizar su contenido SEO Off Page; es decir, el contenido que se genera de manera externa en tu sitio web.

En este sentido, el Negative SEO corresponde a una serie de ataques que perjudican el posicionamiento y la reputación de tu sitio web a través de plagio de contenidos, enlaces externos hacia sitios de mala reputación o que no tienen nada que ver con tu página, etc.

Podrías pensar que tiene que ver con la pérdida de posicionamiento o la ausencia de contenido de valor, sin embargo, aunque puede influir en algunas ocasiones, no siempre es de esta forma y, para tu sorpresa, tampoco es lo usual.

El SEO negativo que utilizan los competidores es una realidad, carente de ética, que puede provocar una grave penalización por parte de Google.

¿A qué se llama SEO Negativo?

¿Ya sabes de qué forma están atacando tu web?

Si no has comenzado a proteger tu sitio web de estos ataques, que pueden afectarte en cualquier momento, te recomiendo comenzar ahora mismo. El primer paso es saber detectarlos:

  • Backlink negativo: Esta es una de las más frecuentes. A través de esta técnica cualquier “usuario” que quiera perjudicar tu página, tratará de penalizarla enviando enlaces de forma masiva; estos links suelen ser de baja calidad y con contenido completamente ajeno a las keywords que hayas utilizado en esa entrada de blog, foro, etc.

Algo similar a esta técnica, que se asemeja al spam, es enviar gran cantidad de comentarios falsos a tu sitio web. Normalmente, esta práctica se realiza a través de bots y programas de funcionamiento automático.

Otro tipo de bots, incluso pueden generar un gran número visitas con una alta tasa de rebote, haciendo descender en picado tu CTR y creando para Google una falsa sensación de sitio web de baja autoridad o contenido pobre. Este tipo de visitas se pueden resolver creando un filtro en Google Analytics.

  • Plagio de contenidos: Esta es otra estrategia bastante habitual en el SEO negativo. Normalmente sucede con blogs donde el contenido que se comparte es completamente copiado de otra web para distribuirlo de diferente manera, sin citar al autor del mismo.

Utilizar una página web como referencia para crear contenido fresco es distinto a copiarlo todo descontroladamente y publicarlo en otros sitios como si fuera nuevo.

Cuando se trata de WordPress, que es la herramienta más utilizada para posicionar páginas web a través de blogs, existen varias formas de atacar el SEO negativo, como insertar enlaces no-follow o colocar enlaces de referencia al final de un post.

  • Textos ancla: En este caso, puede estar relacionado directamente con el creador de la página o con personas externas que crean motivos para penalizar la página.

En otras palabras, si el moderador de tu blog utiliza contenido de mala calidad o si, en general, tu página web es de baja calidad, la caída de posicionamiento ocurre por sí misma, sin embargo, cuando otros usuarios ajenos a tu sitio utilizan do-follows o abusan de las palabras claves y los backlinks en tu SEO off page, esto se determina como Negative SEO.

  • Hackeo de webs: Probablemente este sea uno de los factores más difíciles de reconocer, además, lleva tiempo ponerlo en práctica.

El modo de operar de estos hackers softwares para testear servidores y así acceder a contraseñas, bases de datos, plugins… cualquier punto vulnerable de tu página será el foco para ingresar a ella.

Te recomiendo contar con plugins y plantillas para WordPress de confianza, así como tenerlos actualizados y en un servidor seguro.

Cómo combatir el SEO Negativo

Aprende a combatir el SEO negativo

En definitiva, así como hay maneras para perjudicar una página web, también hay formas de prevenir y contrarrestar cualquier acción negativa que ocurra. Así como dicen… SEO prevenido, vale por dos.

¿Cómo soluciono el backlink negativo?

Si tienes una ligera sospecha de que estás recibiendo SEO negativo en tu blog, monitorea tus enlaces todo lo que puedas. Google Seach Console es una herramienta eficaz y sencilla para hacerlo.

Por otra parte, también funciona enviar informes a Google cada vez que detectes este tipo de actividad; de esta forma el SEO negativo, por decirlo de alguna manera, carecerá de validez.

¿Quieres conocer otra manera de detectarlo? Herramientas como ahrefs o SEMrush pueden darte esta información en pocos clicks. Te recomiendo realizar una auditoría de backlinks con SEMrush y así, comprobar rápidamente cuáles son los enlaces que debes desautorizar.

¿Cómo combatir el plagio de contenidos?

Para este caso existen tres posibles soluciones:

  • Indexar el contenido una vez lo hayas publicado; de esta forma, si ocurre algún plagio, Google detectará automáticamente cuál es la copia y cuál es el original
  • Crear una alerta de Google para detectar otro contenido exacto, ya sea en los títulos o en toda la información de un post.
  • FInalmente, eliminar el contenido copiado. Aunque no es un manera justa de evitar el SEO negativo, es una forma de resolver rápidamente el problema. También puedes pedirle al “autor” del otro contenido que lo retire. Y, en el peor de los casos, pedírselo a Google.

¿Cómo atacar el SEO negativo de los textos ancla?

En este caso, lo primero que hay que hacer es un estudio, tanto de los enlaces como de las keywords utilizadas en los que han sido textos ancla, para comenzar a hacer cambios de manera progresiva hasta volver a posicionar la página web.

La forma más sencilla es verificar cómo estaba posicionada la página anteriormente y si esto no es posible, hacerlo de la manera que Google considere apropiada.

¿Cómo combatir o evitar el hackeo de tu página?

Mantén actualizados los plugins, las versiones de los diferentes editores de páginas y herramientas para bloquear estos ataques.

Toma en cuenta que no siempre es posible bloquear estos ataques, así que sería recomendable guardar una copia de seguridad de todos los datos de tu página.

Protege tu página

Los ataques más comunes a las páginas web son los hackeos, los backlins negativos y el contenido plagiado. Estos suelen ser más frecuentes cuando tu contenido resulta una amenaza para otros sitios web.

Aunque hay nichos más competitivos que otros, donde habrá más probabilidades de sufrir de SEO negativo, estos ataques serán detectados fácilmente y Google los penalizará. Sin embargo, siempre es recomendable utilizar herramientas para monitorear la web y alertarla de posibles riesgos.

Deja un comentario